Martu Garrote

LAS PRIMARIAS DE PODEMOS

In Política on 24/07/2015 at 08:52

podemos

Esta semana reflexionaba yo, en este mi MartuBlog, sobre las Primarias del Partido Socialista de Madrid, un procedimiento interno que nos compete a unos 15.000 militantes en la Comunidad de Madrid, militancia que puede parecer escasa para una Comunidad Autónoma con más de siete millones de habitantes, pero una militancia que requiere desplazarse a una Agrupación, afiliarse, pagar una cuota de 5€ al mes pagaderos en dos recibos bancarios de 30€ y cumplir tus deberes recogidos en los estatutos.

Una militancia que, para participar de unas Primarias como las que se celebran este domingo en Madrid tiene que estar al corriente de cuota, puede y debe avalar a su candidato preferido con su nombre, apellidos y dni y que tiene, obligatoriamente, que personarse en su Agrupación Local para votar por quien prefiera, no vale hacerlo por internet, no hay mecanismos de voto delegado, ni siquiera de voto por correo o en lugar distinto de residencia, teniendo en cuenta que estamos en lo mejor del veranito.

Ahora paso a reflexionar de las primarias que Podemos ha realizado para elegir a su cabeza de lista nacional, luego con ámbito de España entera, en las próximas elecciones generales que se celebrarán cuando a don Mariano le salga de la barba, oficialmente en noviembre. En esas primarias ha votado únicamente el 16% de los inscritos como simpatizantes de Podemos, lo que objetivamente es una miseria, pero que si entramos en profundidades resulta patético.

¿Qué profundidades son esas, Martu? Me preguntaréis, con razón y como bloguera vuestra que soy os lo voy a explicar. Lo primero que hay que recordar es lo fácil que es simpatizar con Podemos, basta con entrar en su página web y apuntarse, así, sin desplazamientos, sin documentación, si pago de cuota. Y, consecuencia de lo anterior, lo fácil que es participar en cualquier votación de Podemos, basta con hacer un clic sentado en tu sofá y ya has votado en lo que sea. Bien, pues con todas estas facilidades y teniendo en cuenta que se decidía algo tan importante como su cabeza de lista en las elecciones generales, el que podría ser el próximo Presidente del Gobierno, apenas se han animado a pulsar la tecla un 16% de los que decían simpatizar.

Lo segundo que hay que analizar son las excusas –de mal pagador, me atrevo a añadir- que han utilizado los líderes de Podemos para justificar este poco interés de sus “bases” achacándolo al periodo estival, como si para entrar en una página web y pinchar en el nombre del elegido, fuera un obstáculo el caloret que hace, eso nosotros, los sufridos militantes socialistas que tenemos que acercarnos el domingo a la urna a votar bajo la enésima ola de calor que se avecina.

Otra excusa, tan enternecedora como la anterior que le he oído al ínclito Errejón, es que se han votado ya muchas cosas este año y la gente se cansa. ¿Pero qué me estás contando? Desinterés, desidia, apatía del votante medio, ¡no me lo puedo creer! Querido Iñigo, vuestro sistema, se basa en preguntarle a “la gente” todo, todo y todo y muchos de los que llevamos desde que nacimos en política, pero de la de no cobrar, de la de patear la calle, de la de rompernos los cuernos por los demás solo en defensa de unos principios y valores, ya te anunciamos que “la gente” pasa mucho de la política, de implicarse y de tomar decisiones, que vota una vez cada cuatro años, en el mejor de los casos y quiere que los políticos le solucionen todo sin cansar mucho. Pero si ni siquiera que apuntan a las asociaciones de padres y madres de alumnos de los colegios de sus hijos, que se supone es lo que más quieren en el mundo mundial, imagínate a los círculos de Podemos…

En fin, que ni porque sea verano, ni porque hayan votado ya mucho este año, sencillamente Podemos ha entrado en el sistema clásico de partidos en el que una élite, más o menos controlada por una pequeña base de afiliados, toma las decisiones en función del apoyo que los ciudadanos les den en las urnas. Algo que no digo que sea malo, ni bueno, me limito a describir una realidad en la que llevamos inmersos los que militamos activamente en cualquier partido político, mantener el interés, la participación y el compromiso de “la gente” es arduo trabajoso si no misión imposible, queridos Podemitas o Podemistas o como quiera que prefiráis que os llame para no sentiros ofendidos, que no es mi intención.

PRIMARIAS OTRA VEZ

In Política on 22/07/2015 at 20:50

JUAN SEGOVIAJulio de 2015 y aquí estamos los socialistas de Madrid inmersos nuevamente en unas Primarias, o algo así. No son unas Primarias como todos recordamos fueron en 2010 las de Tomás Gómez frente a Trinidad Jiménez porque aquellas eran para elegir cabeza de cartel en las elecciones autonómicas de mayo de 2011 y estas son para elegir al Secretario General con este nuevo sistema que nos dimos el año pasado. Un híbrido, porque tras la elección por el voto directo de toda la militancia del Secretario General, se celebra un Congreso con sus delegados, a la antigua usanza, en el que se le puede imponer una Ejecutiva que le controle, en fin, nuestras cosas…

Dejando a un lado la democracia interna del PSOE, que siendo manifiestamente mejorable, es sin duda, la más transparente, reglada y participativa de cuantos partidos políticos hay en el panorama español, incluidos los emergentes, en los que apenas votan el 10% de los simpatizantes inscritos por internet sin control alguno, y eso que no hay que avalar públicamente con nombre, apellidos y dni a un compañero, ni acudir a votar a tu agrupación un tórrido domingo de julio. Voy a divagar un rato sobre cómo me siento ante estas primarias en comparación con aquellas del verano de 2010.

Las primarias Trini/Tomás Tomás/Trini, no fueron mis primeras primarias, ya participé apoyando a Borrell frente a Almunia y a Morán frente a Lissa, pero sí fueron en las que, por primera vez me impliqué totalmente. No porque Tomás Gómez fuera santo de mi devoción, jamás había cruzado palabra con él y en el Congreso extraordinario del 2007 en el que le eligieron, yo avalé a José Cepeda, cosas de ser guerrista… Si apoyé a Gómez fue por la sucia jugada de Zapatero llamarle a Moncloa para que se retirara a favor de la paracaidista Trinidad Jiménez, las despreciables palabras contra él de Rubalcaba en una entrevista radiofónica y la presión sin tregua a la que sometió Pepe Blanco a los Secretarios Generales de las Agrupaciones Locales de Madrid.

Fueron aquellas unas Primarias épicas, no solo por lo que estaba en juego, la cabeza de lista por Madrid, tampoco porque todo el aparato de Ferraz y Moncloa, que entonces estábamos en el Gobierno, se pusiera al servicio de su candidata, si no, porque Tomás Gómez es una bestia política incansable que se pateó todas y cada una de las Agrupaciones de la Comunidad de Madrid, mañana y tarde, y nosotros con él. Acuñamos la broma de “conoce Madrid con Tomás Gómez” porque muchos de nosotros pisamos pueblos que ni siquiera sabíamos que existían.

De aquellas Primarias me quedan buenos amigos, divertidas anécdotas y un cariño inmenso por aquel Gómez que vivía y respiraba por y para el PSM. Desde entonces hasta ahora han pasado muchas cosas en el seno de mi Partido, de las que he sido espectadora privilegiada en primera fila y que me han vuelto mucho más sabia, mucho más experimentada y bastante más descreída. Nada volverá a ser igual que aquel verano de 2010 en el que éramos tan libres, tan felices y tan valientes.

Ahora, cinco años después, también en verano, volvemos a encontrarnos inmersos en un proceso interno en el que participaremos todos los militantes de Madrid, pese a que, como reconoció Rafael Simancas en entrevista radiofónica, la intención de la Gestora era imponer a su candidata por incomparecencia del rival. Solo por eso, ya merece la pena estar del lado de Juan Segovia que nos ha dado la posibilidad de elegir, aunque no solo por eso. También porque quiere dar la voz en la toma de decisiones importantes a los que realmente mantenemos vivo este partido, los militantes. Porque quiere que seamos protagonistas en la elaboración de las listas, por ejemplo, porque habla y escuchas a uno de los nuestros, menos avales, más votos, menos aparatos, más compromiso.

La fecha elegida por el Federal, el último domingo de julio, el 26, en plenas vacaciones estivales, con medio Madrid saliendo de vacaciones o apurando sus últimos días de asueto, es manifiestamente mejorable o deja entrever que no entraba entre sus planes tener que llegar a la votación, como ya os he dicho que reconoció el cerrajero Simancas. No sé si porque la fecha es mala, porque hace mucho calor, porque está ya una de vuelta de todo, lo cierto es que me ha costado la vida misma implicarme en este proceso, todo sea porque el socialismo madrileño no se merece estar en manos de gestores interesados o porque, en el fondo, me va la marcha, aquí estoy liada otra vez con la cosa nostra.

PUTA BARATA PODEMITA

In Política on 20/07/2015 at 12:09

puta barata podemita

El alcalde popular de Villares del Sanz, se refería en Facebook de esta intolerable manera a la portavoz del Partido Socialista en Castilla La Mancha, la compañera Cristina Maestre,  “Que dice esta puta barata podemita hipócritas” y luego completaba su delirante frase con algo sobre “lamepollas del PSOE” para poner la guinda en su pastel de ordinario, machista, intolerante y fascista.

Lo de que para disculparse dijera que no era su intención insultar… y que añadiera que tuvo un mal día, solo pone de manifiesto que además de tener esa boca tan sucia, utiliza las luces justas para ir tirando y confirma aquello de que en ocasiones es mejor no rectificar, porque con ello quedas aún peor que con la cagada inicial.

Lo primero que quiero, como ya hice por las redes sociales es mandarle a la compañera Cristina todo mi apoyo, mi solidaridad y mi cariño, ella sabe que no está sola y eso, tras sufrir una agresión verbal de esta índole, es muy importante, lo sé por experiencia, desgraciadamente.

Lo segundo unirme al clamor socialista (y digo socialista porque a otros no parece haberles molestado tanto, ya incidiré sobre ello después) que exige la dimisión de semejante perla porque hay cosas que no se pueden tolerar si uno cree realmente en la democracia, en la libertad, en el respeto, en la tolerancia, en la igualdad entre hombre y mujeres y en el Estado de Derecho y los insultos machistas son una de ellas.

Y ahora, dicho lo importante, tengo unas cuantas reflexiones, quizás superficiales, pero reflexiones a fin de cuentas que me rondan desde que se produjo la noticia y sus posteriores reacciones de unos y otros.

Me sorprende, como ya he apuntado antes, la poca reacción de los tuiteros de Podemos, tremendamente activos en la red, pero que no han parecido sentirse muy ofendidos porque a una socialista la llamen “puta barata podemita”, no sé si porque al ser socialista la víctima les preocupa poco o porque al ser el agresor popular no es su principal objetivo (ya sabéis que ellos aspiran a ocupar el lugar del PSOE, frente al PP). No sé, pero lo cierto es que el revuelo en las redes sociales lo hemos armado los socialistas más solos que la una.

Me sorprende también, el silencio de su lideresa, Dolores Cospedal, que debía haberle expulsado inmediatamente de todo lo expulsable en el PP y haberle exigido que renunciara a la Alcaldía, como mujer que es, pero claro, doña finiquito está a ver cómo salvar los muebles después de haber perdido el Gobierno de Castilla La Mancha y con los cajones llenos de marrones, facturas sin pagar, concesiones dudosas, amiguismo, etc.

Me sorprende, para bien, que no todo va a ser criticar, la reacción de Cristina Cifuentes que afirmó con rotundidad que las disculpas que imaginaba había pedido el animalejo, no eran suficientes y que debería dimitir o ser cesado. Hay que reconocer que desde las antípodas ideológicas, Cifuentes es de lo menos rancio del PP. Esperemos que los madrileños suframos un poquito menos con ella que con sus predecesores el bolsas y la condesa.

Y ahora, espero que me sorprenda, para bien, la dirección federal de mi Partido, que habiendo actuado con rotundidad, arropando a la compañera Cristina y exigiendo la dimisión del machista agresor, no ha sido tan diligente cuando a las que se ha llamado puta hemos sido otras y cuando el machista agresor no era un alcalde popular si no un compañero del Partido Socialista. Sigo esperando el amparo de la Comisión de Garantías de Igualdad en el asunto del “socialismo afectivo”, aunque ya sabéis que el que espera, desespera.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14.164 seguidores