Martu Garrote

LA DERECHA VUELVE A GANARNOS LOS DEBATES

In Política on 19/08/2015 at 09:23

La Alcaldesa de Madrid, una mujer septuagenaria, con una larga y exitosa carrera judicial a sus espaldas, se va de vacaciones una semana a la playa y para ello alquila una vivienda en una urbanización de lujo y se gasta 4000€. El periódico amarillista vocero del Gobierno del PP, La Razón, le dedica una portada afeándole el gasto excesivo en vacaciones siendo como es, una persona de izquierdas. La desnortada progresía entramos al trapo y la propia Alcaldesa se justifica explicando que eran 8 personas en la casa y que por tanto, el gasto por persona y noche apenas alcanza los 70€. Ya nos ganaron el debate.

He de puntualizar antes que nada que parte de lo que le sucede hoy a Podemos y a su Alcaldesa estrella, Manuela Carmena, lo han sembrado ellos mismos, indignándose durante los últimos años de que dirigentes socialistas, de edad similar a la de Carmena y con trayectorias profesionales tan extensas como la suya, veranearan en urbanizaciones de lujo, o en yates, o en paraísos tropicales. Cuando se abona el debate con estiércol, es fácil que las malas hierbas acaben comiéndose nuestros argumentos, pero allá cada cual con su conciencia y coherencia.

En su día ya defendí que ser socialista no es ir vestido de harapos, comer sopas de ajo y repartir entre los pobres todo lo que exceda este asceta modo de vida. Los socialistas, que no somos comunistas, no creemos en que haya que igualar a todos en la miseria, ni siquiera creemos que haya que igualar a todos en la riqueza. Los socialistas creemos en la redistribución de la riqueza de manera que cada uno contribuya según su capacidad y reciba según su necesidad.

Si Manuela Carmena ha ganado un buen sueldo como jueza, si además ha invertido bien su dinero consiguiendo con ello incrementar su patrimonio, si ha administrado bien el mismo y hoy dispone de una situación económica holgada, como socialista, no veo ningún hecho reprochable en ello. Si la alcaldesa de Madrid ha cotizado a la Seguridad Social, si ha pagado sus impuestos y por tanto contribuido al sostenimiento del Estado del Bienestar, vuelvo a no encontrar ningún hecho reprochable en que disfrute de sus vacaciones como guste.

Por todo lo anterior, me importa muy poco si Manuela Carmena ha compartido el apartamento con 8 personas o si lo ha disfrutado ella sola, si solo se ha gastado 600 euros o se ha pulido los 4000 sin ayuda de nadie. Es su dinero, ganado legalmente, declarado a Hacienda, más de lo que muchos de estos peperos escandalizados pueden decir, y por tanto puede gastarlo como le salga de su libre albedrío.

Lo que me parece un error es entrar al trapo de este debate interesado de la caverna española, que no olvidemos que era el preferido de los que hoy lo sufren, los que dicen representar a la gente, a los de abajo, a los indignados, que ya os adelanto que no se ofenden por la portada de La Razón, que ya sabe que no es un periódico serio. Como en su día el debate absurdo planteado por Podemos eran los coches oficiales que hoy comprenden son útiles, incluso necesarios, en grandes consistorios, pero hoy se les vuelve en contra cada vez que uno de sus alcaldes estrella se sube a uno de ellos.

Pero dejando a un lado la incoherencia del discurso actual de Podemos/candidaturas de unidad popular, con la indignación de antaño, que me preocupa menos, vuelvo al inicio de esta entrada: la derecha nos gana los debates antes de empezarlos al situar el foco en que los de izquierdas debemos ser pobres, zarrapastrosos, a ser posible poco aseados y carentes de todo interés por disfrutar de la vida como hacen las gentes de bien de la derecha.

Mientras vemos a Rato lucir sus carnes flácidas con ese horripilante bañador amarillo en la cubierta de un yate, sabiendo que tiene cuentas en Suiza, que tenía tarjetas black, de las que no contribuyen al bien común, que repartía prebendas, que administró Caja Madrid, ora Bankia, como su cortijo, y a la prensa de derechas defender su derecho a disfrutar de la vida ya que solo está imputado, no juzgado y condenado. No podemos entrar a debatir si Manuela Carmena, una mujer honorable, tiene o no, derecho a urbanización de lujo, solo por el hecho de no ser de los suyos, la derecha, sino de los nuestros, la izquierda.

Porque aquí se ve más claramente que nunca que lo de los de arriba y los de abajo es una falacia, que Manuela no es de los de abajo, ni lo ha sido nunca, pero sí es de izquierdas, de toda la vida y mujer y valiente, y eso, no se lo perdona la derecha cavernaria española.

MEMORIAS DE UNA MILITANTE DE BASE, BASE…

In Personal, Política, Relatos on 11/08/2015 at 15:02

INDICENOTA DE LA AUTORA

Muchas son la veces que me he planteado escribir estas memorias políticas y creo recordar que son varias las veces que las he comenzado de facto aunque no sé muy bien dónde andan esos intentos fallidos. Quizás esta sea otra de esas veces que se quedan en nada pero si lo estás leyendo, querido tú, es que he conseguido llevarlas a término, que no sé si a buen puerto.

Lo que cuento aquí es mi historia militante, la historia de mi paso por el PSOE durante los últimos años y por tanto no tiene que coincidir con la historia del paso de otros por la organización aunque hayamos coincidido en el tiempo. Lo que sí os aseguro que todas y cada una de las cosas que leeréis son verdad, me han pasado a mí, las he visto yo, las he escuchado yo o me las han contado personas de mi absoluta confianza. No haré trampas, no mentiré deliberadamente aunque quizás adornaré un poco aquello que nos haga quedar mal, pero será siempre por amor, por cariño o por respeto, nunca con maldad ni con el ánimo de cambiar los hechos.

Para ayudar a mi memoria, que son ya cinco años desde el comienzo de estas Memorias de una militante de base, base, me ayudaré de las redes sociales, en las que participo activamente desde un poco antes del comienzo de todo y donde ha quedado registro de muchas cosas que pretendo contar aquí de un modo ordenado y coherente. También haré uso de mi MartuBlog porque con entradas casi diarias y fundamentalmente políticas, ahí están relatados algunos de los momentos más importantes justo como los sentí y viví entonces, que siempre será más justo que como los edulcora mi memoria con el paso del tiempo. Y sin duda tiraré de hemeroteca para ajustar fechas, lugares y protagonistas que no es conveniente dejarlo todo al albur de las neuronas. Cada vez que utilice escritos del momento que relato irán entrecomillados y sin alteración alguna del texto original.

He estructurado el relato de estos cinco años en 12 capítulos que recogen, cada uno de ellos, un acontecimiento significativo para entenderlos. Algunos de ellos se solapan en el tiempo, pero era conveniente explicarles separadamente y que cada uno de vosotros pueda ver las conexiones que hay entre ellos y saque sus propias conclusiones, yo supongo que haré lo propio al final, aunque aún no lo tengo decidido.

DE BUENAS PERSONAS ANONIMAS

In Personal on 06/08/2015 at 12:42

20150806_132308-1Os voy a contar una historia muy sencilla, cuyo protagonista no conozco y por tanto no puedo compartir con vosotros, pero que merece la pena que le dedique unas líneas por lo excepcional de su acción.

Para poneros en antecedentes he de contaros que desde hace muchos años colecciono postales feas, feas es la clave, que mis amigos y familiares me mandan en sus viajes por España o por el mundo. La verdad es que tengo una ya importante colección y aunque con las nuevas tecnologías, el correo postal es una reliquia en peligro de extinción, mi gente sigue acordándose de mí y me envía estas pequeñas joyas del horror que tan feliz me hacen.

Este verano, mis “cuñaos” Blanca y David han viajado a Canadá y Alaska y, como siempre, se han acordado de mi para enviarme un surtido de postales maravillosamente horteras, pero con una de ellas, la que aparece en la foto que ilustra esta entrada, pasó algo curioso que es lo que quiero explicaros aquí.

Una vez escrita y anotada mi dirección en ella, David la echó a la mochila para postearla en Alaska , pero por alguna razón, en el transcurso del día la perdió, no sabía si se la había dejado en el camarote o se le había caído de la mochila por lo que dándola por perdida decidió comprar otra. Al acudir a la oficina de correos para ponerle el sello y mandarla, el cartero se queda mirando el destinatario y le comenta a mis atónitos “cuñaos” que alguien, por la mañana, había encontrado mí postal en el suelo, la había llevado a correos, había pagado el dolar y medio del sello y la había dejado allí para enviar.

No sabemos quién fue el buen samaritano o samaritana, que viendo la pobre y horrorosa postal con destino la lejana España en el suelo de Skagway, Alaska, decidió regalarme un poco de su tiempo y de su dinero, para que yo no me quedara sin mi recuerdo de su tierra, pero desde aquí os digo que su gesto me ha conmovido y me ha devuelto la fe en el ser humano. Gracias, anónimo estadounidense, en España tienes una agradecida ciudadana del mundo para lo que necesites.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14.236 seguidores