Martu Garrote

VIVIENDA, DERECHO, OCUPACION, JUSTICIA SOCIAL…

In Política on 10/04/2014 at 12:26

En España se producen 183 desahucios diarios, 183 familias que se quedan sin su casa, en el peor de los casos por un impago de hipoteca por el que presumiblemente seguirán debiéndole decenas de miles de euros al banco.

En España hay 1.400.000 familias a las que el año pasado les cortaron la luz y el gas por no poder pagar los recibos, los esfuerzos familiares se concentran en pagar las hipotecas y alquileres como sea para no verse desahuciados.

En España hay un parque de vivienda vacía superior a los 3.400.000, casi un 14% de las construidas, pero solo un 3% en las grandes capitales, de las que el Sareb –banco malo- solo dispone de unas 145.000, el resto está en manos de otros bancos, constructoras, particulares…

No he sido capaz de encontrar un dato fiable sobre vivienda ocupada ilegalmente en España.

El Ayuntamiento de Sevilla, reconoce que dispone 300 viviendas protegidas vacías pese a que hay 18.000 vecinos inscritos como solicitantes de Vivienda de Protección Oficial. En este mismo municipio hay 700 familias esperando para acceder a una Vivienda Social sin que el consistorio le dé respuesta a sus necesidades. Es importante entender la diferencia entre el que demanda una VPO y el que solicita una Vivienda Social porque su situación es de riesgo de exclusión social.

Hecha esta introducción previa para situar en números fríos, sin ideología ni posicionamiento, el problema de la vivienda en España y la situación concreta de Sevilla capital, paso a referirme al que ha desatado la polémica esta semana, el desalojo de la llamada Corrala Utopía por el Ayuntamiento de Sevilla.

Desde hace dos años, el edificio que se ha venido llamando Corrala Utopía, propiedad de Ibercaja, ha acogido a numerosas personas que por su situación necesitaban un lugar donde vivir y que, de haber cumplido el Ayuntamiento de Sevilla con sus obligaciones, hubieran podido ser alojadas en alguna de las 300 viviendas vacías de las que dispone el Consistorio de la capital hispalense.

Actualmente quedaban en la Corrala 22 pisos ocupados, no todos por familias, al menos 5 o 6 son personas sin cargas familiares que legalmente no pueden considerarse en riesgo de exclusión social y por tanto no pueden acceder a una Vivienda Social, como es el caso de Irma Blanco, que ocupaba un piso sola, que trabaja en el Ayto. de Villaverde y que había recibido una de las llaves que la Consejera de Vivienda ha entregado arbitrariamente.

En una ciudad con 700 solicitudes de Vivienda Social, no se puede dar prioridad a los 19 casos de la Corrala sin previamente ser baremados por los Servicios Sociales del Ayto. para que acrediten que realmente se encuentran en situación de exclusión social y que se priorice de acuerdo a la gravedad, anteponiéndolos o no a los otros casos en función de la necesidad real.

El mensaje que estaríamos dando desde las Instituciones es que si respetas la Ley, si cuando te desahucian te hacinas en casa de tus padres con tus hijos o te metes en una pensión tu sola con tu niño o vives en una furgoneta y acudes a los Servicios Sociales para que te ayuden, tienes menos derecho a disponer de una Vivienda Social que aquellos que han dado una patada a una puerta y ha ocupado ilegalmente y por la fuerza una vivienda, sea del banco, del Ayuntamiento o de un particular.

Discusión separada merece también el hecho de que en España haya millones de familias pasando fatigas para pagar sus hipotecas, viendo cómo su vivienda vale hoy la mitad de lo que le deben al banco, temiendo un día quedarse sin trabajo y no poder pagar la hipoteca viéndose desahuciados y además con la losa de una deuda eterna e inasumible, que solo se solucionaría a través de una quita de, al menos el 30%, preferiblemente del 50%, en sus créditos y de lo que nadie parece muy interesado en hablar.

En cuanto a la responsabilidad política, en este tema hay tres administraciones implicadas y es justo atribuir a cada una de ellas su cuota parte de responsabilidad. De un lado está el Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por el popular Zoido, que disponiendo de vivienda pública vacía ha hecho dejación de su obligación de preocuparse por sus vecinos y que podría haber dado una solución sencilla y digna a este caso sin necesidad de llegar a estos extremos.

De otra parte está la Junta de Andalucía, gobernada en coalición por el Partido Socialista de Andalucía e Izquierda Unida, organización que ocupa la Consejería de Vivienda que tiene las competencias en esta materia. Es un error tremendo de parte de la Consejera saltarse el procedimiento y entregando llaves de viviendas públicas a quienes no han acreditado cumplir los requisitos para acceder a ella, máxime si alguna es militante suya y trabajadora de un Ayuntamiento gobernado por IU como es el caso antes explicado de Irma Blanco, trabajadora social del Ayto. de Villaverde (Sevilla).

Y finalmente llegamos al Gobierno Central de Mariano Rajoy que se apresuró a impugnar frente al Tribunal Constitucional la llamada ley anti desahucios aprobada por la Junta de Andalucía, consiguiendo su paralización y que posibilitaba la expropiación de viviendas vacías para entregar su uso temporal a las familias más necesitadas a cambio de un justiprecio.

PD MI COLUMNA DE LOS JUEVES EN DIARIO PROGRESISTAS. LAS PALABRAS TAMBIÉN MATAN

Lo de Esperanza Aguirre en 10 pasos

In Política on 04/04/2014 at 10:08

busespe

1.- Decides aparcar el coche en el carril bus para sacar dinero. No te importa nada el Transporte Público de Madrid ni los madrileños que van en esos autobuses, quizás a ganarse el pan y que llegarán tarde por tu culpa.

2.- Cuando llegas y te están multando en lugar de reconocer tu error te pones chulita: “Qué, multita y bronquita” Se te olvida que eres política, que llevas toda la vida viviendo de un sueldo público y que, por lo tanto, deberías dar ejemplo de civismo.

3.- Te niegas a identificarte y a entregar la documentación y seguro del vehículo. Al más puro estilo ustedes no saben con quién se la están jugando. Esto no lo decimos nosotros, lo has afirmado tú en televisión, que los agentes de sobra sabían quién eras.

4.- Te das a la fuga esquivando un Agente y tirando una moto de movilidad. Con la excusa de que los Agentes querían hacerse la foto multándote y que todos somos iguales ante la Ley pero no ante la Prensa. Te olvidas, Aguirre que eso va en el sueldo público que llevas años percibiendo y que la única responsable de esa situación eres tú, al estacionar en el carril bus.

5.- No te detienes hasta meter el coche en tu garaje. Según tus propias palabras vives a 20 metros y nadie se puso en paralelo con tu coche a pedirte que te detuviera. ¿Te vas sin permiso, tiras una moto y tienes varios agentes de movilidad con las sirenas encendidas detrás de tu vehículo y nada de eso te da una pista de que debes detenerte? Por cierto, que si vives a 20 metros del cajero lo más sensato es meter el coche en el garaje y darte un paseíto hasta la sucursal para sacar dinero y así no tienes que entorpecer el tráfico en la Gran Vía.

6.- Mandas a la Guardia Civil a intentar amañarlo. Al llegar a tu domicilio, en lugar de dar la cara envías a otros dos miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que están en tu vivienda para garantizar tu integridad, no para hacerte los recados, a que traten de apañar un parte amistoso que oculte los gravísimos hechos que has protagonizado.

7.- Sales en televisión, no para pedir perdón, sino para hacerte la víctima. Tenías mucha prisa, que fue tu excusa para dejar el coche en el carril bus mientras sacabas dinero del cajero de Bankia, pero pasas la tarde noche te entrevistas, televisivas, radiofónicas y lo que haga falta, para dar una versión increíble de los hechos en la que pretendes aparecer como una pobre víctima de las fuerzas represoras. No cuela, Esperanza, no cuela.

8.- Aseguras que no había nadie en la Gran Vía a las cuatro de la tarde como si los madrileños fuéramos una banda de idiotas que no conociéramos el tráfico infernal de nuestra ciudad, mucho más en la zona centro. Lo único que demuestras es idéntico desprecio hacia la verdad que hacia los ciudadanos de Madrid de los que algunos aseguraban querías ser alcaldesa.

9.- Acusas a los policías de machismo. En el colmo del cinismo, en lugar de pedir perdón y dimitir como Presidenta del PP, que es lo que hubiera hecho cualquier político europeo pillado en semejante trance, solo se te ocurre acusar a los policías de machistas, cuando una testigo ha dejado claro que los Agentes de Movilidad fueron en extremo pacientes y educados, probablemente más que de costumbre precisamente por ser quien eres y no tener problemas.

10.- Te ríes de que los agentes se sientan presionados dudando de sus aptitudes para desempeñar su trabajo. Que los Agentes están siendo presionados es un hecho, tú misma enviaste a la Guardia Civil a ver si podían convencerles de que no te denunciaran por atentado contra la autoridad y solventar el asunto con un parte amistoso tan falso como tus explicaciones. Luego han tenido dificultades para presentar la pertinente denuncia ante la propia Policía Nacional y ahora están siendo fruto de la cacería que habéis desatado la caverna mediática y tú misma. ¡Como para no sentirse presionados!

APOSTILLA: los Agentes de Movilidad son un invento de Alberto Ruiz Gallardón cuando era alcalde de Madrid para evitar tener que pagar la formación y el sueldo de más Policías Municipales que eran necesarios conforme al incremento de población, tráfico y extensión de la capital. Estos Agentes están peor formados, peor equipados y mucho peor pagados que los Municipales pese a desempeñar las tareas más nocivas, tediosas, insalubres y peligrosas, las relativas al tráfico en Madrid.

CAUTIVO Y DESARMADO

In Política on 01/04/2014 at 10:30

cautivo y desarmado

Hoy, se cumplen 75 años desde que finalizó la Guerra Civil española con el triunfo de los sublevados encabezados por el golpista Francisco Franco, que tras tres largos años se saldó con la escalofriante cifra de al menos medio millón de españoles muertos no solo en el frente, sino también en retaguardia y cerca de noventa mil víctimas del franquismo en todas sus formas desaparecidas, enterradas en las cunetas, sepultadas en fosas comunes, hurtadas a la memoria.

El último parte de guerra emitido por el ejército nacional el 1 de abril de 1939 zanjaba la contienda afirmando: “en el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”. Terminaba la guerra sí, pero comenzaba el horror, cuarenta largos años de dictadura franquista, de represión, de venganza, de odio, de intolerancia, de miedo y de muerte. Cuarenta años de exilio y clandestinidad, cuarenta años de rabia, de dolor y de silencio, cuarenta años.

Y un buen día del año 75 –digo buen día porque sin duda fue bueno, el mejor en décadas- el genocida se murió, tranquilo, en su cama, rodeado de los suyos y sin haber pagado por su golpe de Estado, por sus crímenes contra la República, contra la democracia y contra los españoles. Se murió dejándolo todo atado y bien atado en manos del Consejo de Regencia, con un rey educado a su sombra que nombró como Presidente del Gobierno a Arias Navarro, mano derecha de Franco y con un régimen que, contra todo pronóstico, duraría muy poco tras su muerte, gracias, entre otros a Adolfo Suárez, sucesor de Arias Navarro y arquitecto del desmantelamiento del franquismo, al que estos días rendimos homenaje.

Ayer, víspera del 75 aniversario del final de nuestra Guerra Civil, en el Funeral de Estado en honor del recientemente fallecido Adolfo Suárez, el oficiante, el Presidente saliente de la Conferencia Episcopal, arzobispo de Madrid y cardenal español, Rouco Varela, se descolgó con unas vergonzantes frases, amenazas quizás, sobre la posibilidad de una nueva guerra entre españoles, textualmente afirmó: “los hechos y actitudes que causaron la Guerra Civil la pueden volver a causar”.

Dejando a un lado el asunto de que un Estado aconfesional, que no laico, otra de las concesiones al miedo, a la derecha y a la iglesia de nuestra idealizada transición, se celebren funerales de estado católicos, independientemente de las creencias religiosas de los que yacen en sus ataúdes, algunas veces ateos, otras practicantes de otras religiones que conviven con el catolicismo en España, como son el islamismo, el judaísmo, entre otras, dejando este hecho a un lado que merece una reflexión aparte, lo de Rouco ayer fue infame.

Cuando desde la izquierda reivindicamos la necesidad de una Ley de Memoria histórica que hiciera justicia a los que durante cuarenta años permanecieron ocultos, olvidados, enterrados en las cunetas, con sus nombres asociados a delitos que no existieron, ensuciando su memoria y atormentando a sus familiares, se nos acusó de guerracivilismo.

Guerracivilismo es lo que hizo la Iglesia española con el levantamiento del General Francisco Franco, denominando su golpe como una cruzada y llevando al dictador bajo palio mientras el pueblo lloraba a sus muertos. Guerracivilismo es no permitir exhumar los cadáveres de los republicanos asesinados por los fascistas y enterrados en cunetas o fosas comunes en aras a no alterar la convivencia democrática de los españoles de bien. Guerracivilismo es decir que los familiares de las víctimas del franquismo solo se acuerdan de ellos cuando hay subvenciones de por medio. Guerracivilismo es mantener el nombre de asesinos, torturadores, criminales contra la humanidad reclamados por otros estados como tales, en los callejeros de pueblos y ciudades de España. Guerracivilismo es afirmar que con el dictador se vivían tiempos de extraordinaria placidez, anhelando el Régimen franquista como un periodo de orden y prosperidad. Guerracivilismo es lo que hizo ayer Rouco Varela.

¡En memoria de todos los que cayeron defendiendo la República, la democracia, el régimen constitucional del 31, el Estado de Derecho, la libertad, la justicia y la dignidad de todos los españoles! ¡No os olvidamos!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 15.358 seguidores